Palermo, la ciudad vieja