Nueva York – Coney Island, una reliquia desconocida